Actitud Positiva

La tendencia actual es incorporar hábitos sanos para mejorar calidad de vida, y en esa búsqueda nacen muchas interrogantes. Cada día hay más información al respecto, más propuestas y más inquietudes. ¿Cómo llevar una vida realmente sana?

Lo primero es preguntarnos qué entendemos por “salud”, según la OMS “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.  Según esta definición podemos entender que para estar sanos no basta con alimentar al organismo para fortalecerlo frente a posibles enfermedades, sino que además es importante cuidar aspectos fundamentales de nuestra esencia para vivir en un estado de bienestar mental y social. Es aquí donde cobra importancia aquello llamado “Actitud Positiva”.

La sociedad moderna, la vorágine de la ciudad y las responsabilidades establecidas dentro del marco de actividades que cada uno realiza, van generando presión que desgasta mental y emocionalmente, lo que provoca estados que interfieren con las buenas relaciones humanas y con el desarrollo saludable de la persona. Stress, insomnio, angustia y otras situaciones similares son cada vez más comunes incluso en jóvenes y hasta en niños.

Qué hacer para cambiar esta realidad? Cómo desarrollar actitud positiva? Existe una receta universal?

Cada persona es un universo único y cada uno tiene no solo una bioquímica distinta sino que además cada uno tiene objetivos de vida diferentes. Sin embargo, hay algunas instancias comunes que nos pueden llevar hacia una actitud positiva para acercarnos al ideal de una vida más saludable, como por ejemplo: la risa, el arte y el deporte.

La risa

Como lo explica el articulo «La risa, un hábito que mejora calidad de vida!», cada vez es más claro que la risa es una práctica muy saludable, que permite generar estados de ánimo positivos y que a raíz de ello mejora la salud física y mental. Simple y efectivo, el hábito de la risa proporciona bienestar individual y social.  El médico estadounidense Hunter «Patch» Adams que también es activista social, payaso profesional y actor, demostró que la risa aumenta la secreción de sustancias que actúan contra el dolor y que potencian el buen ánimo. Además, la risa fortalece el sistema inmunológico e incrementa la oxigenación de la sangre, es decir definitivamente la risa es saludable y favorece la actitud positiva.

El arte

Existen diversas variantes de este concepto y todas ellas colaboran a tener actitud positiva. El arte permite conectarse con aspectos fundamentales del ser desarrollando a través de la imaginación la capacidad creativa que hace ejercitar la mente manteniendo un cerebro joven y un espíritu saludable. La pintura, el canto, el baile, la música y toda práctica artística abren canales de expresión y establecen conexiones sanas en las relaciones humanas. El arte es importante para definir estilos de vida significativos y con contenido, promoviendo así el bienestar físico, mental y espiritual de una persona que puede expresar sus sentimientos, pensamientos e ideas de forma creativa.

El deporte

El deporte toca la esencia de las personas, despierta emociones, promueve disciplina, impulsa estrategia, pasión y mucho más. Practicar deporte no solo contribuye a un desarrollo físico saludable sino que además contribuye a un desarrollo mental mucho más sano. La actividad física y el deporte son hábitos que llevan al ser humano a mover sus potenciales y alcanzar salud a nivel individual y social.

La actitud positiva puede minimizar el riesgo de enfermedad y además potenciar un buen estado de salud. Por ejemplo, un estudio realizado por la Escuela Pública de Salud de Harvard revela que las personas con emociones positivas tienen un corazón más sano. “Hemos visto que factores como la felicidad, el optimismo y la satisfacción con la propia vida, reducen el riesgo de enfermedades del corazón. Esto, independiente de otras variantes como la edad, el estatus socio-económico o el peso”, explica la doctora Julia Bohem , una de las autoras del trabajo que se publica en la revista Psychological Bulletin. En general, las personas que se sienten satisfechas y enfrentan la vida con actitud positiva tienden a adoptar hábitos más saludables, practican ejercicio y siguen pautas de alimentación sana.

La Universidad de Harvard y la Fundación Carnegie, habiendo realizado investigaciones totalmente independientes, encontraron que sólo un 15% de las razones por las cuales una persona triunfa profesionalmente, escala posiciones dentro de su empresa y sale adelante en su campo, tiene que ver con sus habilidades profesionales y conocimientos técnicos. El 85% restante tiene que ver con su actitud personal, su nivel de motivación y su capacidad para desarrollar relaciones positivas con las demás personas.

En la vida la actitud define a la persona, la actitud está condicionada por los pensamientos positivos o negativos nacidos de la realidad que cada uno interpreta, y esta realidad se puede moldear de acuerdo al prisma con se le mire. Integrar nuevos hábitos que modifiquen la visión de la realidad y la manera de pensar se traduce a mejorar la actitud, y al tener mejor actitud se obtiene más eficiencia de las aptitudes, lo que se traduce en mejores competencias y finalmente en mejores resultados tanto en lo académico, en lo laboral, en lo familiar y en general en todas las facetas que componen al ser humano.

La actitud positiva es parte importante de una vida saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *